miércoles, 17 de agosto de 2011

Anthony, el rey de los monos

La vida como narrador de Anthony Browne (1946) comenzó en el bar de sus abuelos, donde contaba cuentos para divertir a los clientes, mientras su padre hacia caricaturas de los parroquianos y dibujaba sin parar.

Desde entonces, jamás dejó de contar historiar y crear personajes, llegando a ser hoy uno de los ilustradores más importantes de nuestros días.

De recuerdos de infancia como estos, además de reflexiones sobre su oficio, anécdotas familiares y pasión por el trabajo, está plagado el libro Jugar el juego de las formas, su más reciente publicación editada por Fondo de Cultura Económica.

“La intención principal de este libro es compartir mi placer por el juego de las formas y mi apasionada convicción en la fuerza del arte para enriquecer nuestras vidas”, asegura el autor.

En el amplio recorrido que presenta el volumen, Browne va develando sus técnicas, su ferviente admiración por los grandes maestros del arte y, por sobre todo, su constante admiración por los primates, todo con una gran dosis de humor y surrealismo, y una gran capacidad para hacer de las cosas cotidianas pequeños y sorprendentes mundos.

Exactamente igual como lo hace en cada una de sus historias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar en nuestro blog. Como política editorial te advertimos que aquellos comentarios u opiniones emitidas desde el anonimato no serán publicadas. Muchas gracias.