lunes, 2 de julio de 2012

Exponerse



Hace algunos años era impensable que los dibujos originales de una historieta pudieran ser objeto de una exposición. Hoy el panorama ha cambiado. Para todos. Los dibujantes están comprendiendo que sus obras tienen cualidades artísticas propias y que no solo viven en las páginas de una publicación. Los encargados de espacios han visto que el comic chileno, su historia y presente, están llenos de temas y autores atractivos para un público amplio, muchas veces esquivo a las muestras de arte convencional. A esto se agrega la emergencia de un grupo de coleccionistas que descubrieron en los originales piezas únicas, donde se condensa la gestualidad de su autor, y la vitalidad de una escena en pleno ascenso.

Exponer historieta dejó de ser un juego de y para niños.  Desde la muestra precursora realizada por el Museo de Bellas Artes en 2008, las viñetas han logrado abrirse un espacio en las salas de exhibición y ser consideradas, finalmente, una expresión artística tan valiosa como cualquier otra.  

Es un momento crucial. Nunca antes hubo tantas exposiciones de historieta en Chile. El gran dibujante Martín Cáceres acaba de abrir una muestra en el flamante espacio de Editorial Amapola y esta semana Gabriel Rodríguez hará lo propio en el Centro Cultural de Recoleta, mientras Alén Lauzán, Christiano y Marcelo Escobar muestran sus trabajos en la Biblioteca Viva del mall Plaza Vespucio,  en el Instituto Arcos se reúnen los artistas del colectivo de humor gráfico La Momia Roja y en la Biblioteca de Santiago se celebra el mes de la ilustración. Por su parte, el Museo de la historieta sigue rescatando el patrimonio grafico chileno y exhibe obras de los grandes maestros nacionales.

Llegar acá no ha sido fácil. Hace dos años, cuando PLOP! Galería hizo de la historieta un eje central de su propuesta, a muchos les pareció una locura y a varios un capricho pasajero. Por suerte algunos creyeron, lo que nos ha permitido seguir manteniendo nuestra apuesta por el comic chileno de forma independiente y autogestionada.

Abrimos nuestras puertas con una exposición de Hervi, luego recibimos a Rodrigo Salinas, a Maliki, Jorge Quien y actualmente Italo Ahumada, Demetrio Babul, Nicolás Pérez de Arce y Vicho Plaza han inaugurado Calamares en su tinta, una colectiva que pone en evidencia la diversidad y fuerza expresiva de las viñetas.  En el intertanto, estuvimos en CHACO, la principal feria de arte chileno, y promovimos una serie de actividades y publicaciones para celebrar el centenario de Pepo, la que finalizó con una inédita muestra de originales del padre de Condorito, que permitió dimensionar en propiedad la riqueza y talento de un artista sin igual.

Para consolidar el lugar que se ha ganado, es importante seguir avanzando. Debemos desarrollar esquemas curatoriales adecuados a la singularidad de las obras que exponemos, realizar montajes con estándares museográficos mínimos, crear textos de reflexión que permitan contextualizar y valorizar las obras expuestas,  dejar registro a través de catálogos y mantener un diálogo abierto con el público, afín de entregar herramientas para la apreciación de las obras expuestas. También necesitamos que surja una crítica especializada que, frente al nulo interés de los escasos críticos oficiales,  acompañe en la profesionalización del ejercicio.

En medio de esta explosión de exposiciones, nos sentimos orgullosos de haber ayudado a encender la mecha. Ahora, a seguir preparando nuestra próxima exhibición. Porque esto recién comienza.

Claudio Aguilera
Socio Fundador PLOP! Galería

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar en nuestro blog. Como política editorial te advertimos que aquellos comentarios u opiniones emitidas desde el anonimato no serán publicadas. Muchas gracias.