domingo, 3 de enero de 2016

"Los jóvenes no solo quieren contar historias de súper héroes"




Felipe Benavides, es guionista y comunicador digital. Ha escrito títulos como Fumetsu, junto al dibujante Fernando Pinto y Clase B, junto a Luis Rojas. Participó en In Absentia Mortis y Mortis Eterno Retorno, de la editorial Arcano IV. También coordinó Lado B: El diario de Miguel Estévez, donde hizo el guión de tres capítulos. 

El miércoles 6 de enero comenzará el taller Viñetas todo en uno, en el que niños, niñas y jóvenes  de 10 a 15 años podrán aprender a hacer guiones. Aquí algunas opiniones sobre porqué es buena idea comenzar desde pequeño a conocer este lenguaje.

Como guionista con mucha experiencia en proyectos editoriales  ¿cuáles crees tú que son las principales características que debe tener una buena historia?

Desde mi punto de vista, las buenas historias son las que entretienen al lector (espectador). Esas que puedes ver una y otra vez sin dejar de disfrutarlas. La mayoría de estas historias son poco ambiciosas a la hora de ser creadas, es decir, que su autor no planeaba cambiar la vida de nadie, pero que a pesar de ellos, termina haciéndolo con su mensaje simple pero cautivante.

¿Cuáles son las fortalezas que tiene comenzar desde temprano a conocer la estructura de un guión?

Ayuda a "pensar" las historias de manera aterrizada, es decir, enfocarse en lo que se quiere contar sin pensar en macro sagas de 16 volúmenes. Esto también contribuye aliviar la frustración, porque a temprana edad, uno quiere contar historias muy extensas. Al entender cómo se estructura un guión y cual es el proceso creativo completo detrás de un cómic, uno puede focalizarse y contar lo realmente importante de la historia. También sirve para darse cuenta que a veces es mejor practicar con relatos cortos hasta desarrollar la capacidad para contar una historia más extensa.

¿Cómo es tu experiencia con jóvenes aprendiendo a escribir guiones y cómics?

Sorprendente. La variedad de temática y la creatividad que muchos tiene logran que uno diga "como no se me ocurrió a mí" o "si yo hubiese podido contar historias así a su edad...". Generalmente se cree que los jóvenes solo quieren contar historias de súper héroes, pero eso está muy lejos de la realidad. Las historias más recurrentes son las que relatan vivencias de cada uno, que son siempre diferentes porque cada persona percibe y expresa la realidad de manera diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar en nuestro blog. Como política editorial te advertimos que aquellos comentarios u opiniones emitidas desde el anonimato no serán publicadas. Muchas gracias.