domingo, 15 de noviembre de 2015

Cartas desde Shangai II: Encuentro entre mundos

Por M. Isabel Molina

Tal como otras ferias que reúnen a editores, agentes y profesionales de la industria del libro, la Feria del Libro de Shangai ha creado diversas instancias para la venta de derechos y otros intercambios. 
Primero, la jornada de conferencias con diversos temas como las tendencias en el libro infantil en diversos países (en la que participamos con una ponencia sobre el estado de la LIJ en Chile), marketing editorial, venta de derechos internacionales, cómo funcionan las bibliotecas chinas y mucho más. Con conferencistas de todo el mundo, este programa permite adquirir una mirada global sobre lo que está ocurriendo en la industria editorial. 
En este encuentro que congrega a más de 9 mil profesionales, posee más de 500 stand y sueña con ser la Bolonia de Oriente, no podía faltar tampoco la ronda de negocios, entre editores chinos y extranjeros, en la que es fundamental tener claridad de los grandes tirajes que se manejan en esta país y el comparativamente bajo costo de los libros. 
Mención aparte son las exposiciones de la feria. La primera, que nos trajo hasta acá, es el Concurso Internacional de Ilustración Peenwheel al que llegaron cerca de 250 obras. La muestra reúne a 50 finalistas de todo el mundo, con una fuerte presencia de Polonia. Se eligió a un ganador chino y un ganador extranjero y se imprimió un excelente catálogo.
Otra muestra notable es De Francia a China: álbumes que viajan, con un más de centenar de títulos que recorren las últimas décadas de producción gala y traducciones al chino.
De hecho, la presencia francesa es importante en esta feria, por lo que los recientes atentados en París se sintieron con fuerza en el recinto y generaron una ola de espontánea solidaridad.
No falta tampoco espacio para el trabajo de ilustradores emergentes de otros lugares del mundo a través de interesantes exposiciones.
El domingo es el día en que la feria abre sus puertas a los niños. Y es el momento en que se demuestra por qué tantos editores e ilustradores están atentos a lo que suceda en China. Con más 230 millones de jóvenes lectores, y la reciente abolición de la ley del hijo único, el mercado chino es un juego muy, muy, serio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar en nuestro blog. Como política editorial te advertimos que aquellos comentarios u opiniones emitidas desde el anonimato no serán publicadas. Muchas gracias.